¿Qué apariencia queremos que tengan los robots?

Digamos que estas pensando en comprar un robot mayordomo y puedes elegir entre tres modelos de robot: una máquina robótica del estilo por ejemplo de Wall-E, uno quizá más humanoide como el androide de Metropolis, o un robot que sea igualito a un ser humano. ¿Cuál elegirías?
Un nuevo estudio del Instituto Akanksha Prakash de Tecnología de Georgia y Wendy Rogers da respuesta a dicha cuestión y la respuesta es: “Bueno, depende…”
En el estudio participaron 32 estudiantes universitarios de entre 18 y 23 años de edad y 32 adultos entre 65 y 75 años. A través de encuestas, los investigadores pidieron a los participantes sus opiniones sobre los robots en general (“El uso de un robot haría mi vida diaria más fácil”), qué apariencia deberían tener los robots (“Me gustaría que mi robot tuviese ojos”), y su familiaridad con los robots, en diferentes puntos en el estudio. En primer lugar, a los participantes se les hizo una encuesta de opinión. Después de eso, se les mostró una serie de posibles robots para el hogar y se les pidió que eligieran sus favoritos, disminuyendo sus opciones hasta seleccionar un robot muy robótico, un robot un poco más humanoide y un robot muy humano (realmente una foto de un ser humano). Y luego se les pidió a los participantes que eligiesen su favorito de los tres.

Sin embargo, los investigadores agregaron una encuesta más. A partir del estudio: “Se pidió a los participantes que pensaran una tarea de cuidado personal específica (por ejemplo, bañarse) y se les preguntó si tendrían una preferencia entre las tres caras si el robot les ayudase en dicha tarea. Esta encuesta se repitió para otras tres clases de tareas: una tareas doméstica (por ejemplo, tareas rutinarias), una tarea social (por ejemplo, charlar con alguien, jugar con alguien, o aprender una nueva habilidad de alguien), y una tarea de toma de decisiones (por ejemplo, decidir dónde invertir el dinero)”.

Esto es lo que encontraron los investigadores. Por un lado, con independencia de la diferencia de edad, la mayoría de las personas tenían actitudes positivas hacia los robots, aunque los jóvenes tenían más experiencia con robots. En lo que ambos grupos sí diferían era en “a quién les gustaría que se pareciesen sus robots”. Mientras que las personas mayores en general les gustaba la idea de que los robots fuesen exactamente iguales que los humanos, a los estudiantes no les agradaba tanto la idea.

Así que en general, el grupo adulto prefiere robots con apariencia humana, mientras que el grupo más joven prefiere los robots con apariencia de robot. Pero ¿qué pasa cuando los investigadores les preguntaron acerca de las tareas específicas para los robots? Bueno, entonces la imagen se vuelve un poco más complicada. Aquí están los gráficos hechos de las respuestas a estas preguntas:

Las preferencias en la apariencia del robot también dependen de la tarea a realizar. Para una tarea de cuidado personal (por ejemplo, bañarse), los participantes se dividen en dos grandes grupos: los que prefieren la apariencia humana y los que prefieren la apariencia robótica. La apariencia humana se prefiere en tareas que evocan capacidades humanas como “enfermera”. Para una tarea social, como el juego, el aprendizaje de una nueva habilidad, o conversar, la tendencia era a favor de una apariencia similar a la humana debido a la percepción de sociabilidad con los humanos. Para una tarea de toma de decisiones, tales como decidir dónde invertir el dinero de uno, la preferencia por una apariencia mixta aumentó tanto para todos los grupos de edad. Los criterios de los participantes para esta selección fueron la percepción de la sabiduría, la inteligencia y astucia.

En resumen, a pesar de las edades, asignamos atributos humanos a los robots que tienen apariencia más humana. En un robot-enfermera, esto puede ser un pro o en contra, dependiendo de cómo se mire: un “humano” podría ser teóricamente más competente que un robot en una tarea como “el bañar a alguien”, pero si usted valora su privacidad, es posible que prefiera un robot con más apariencia de maquina para que se ocupe de una tarea más personal. Pero si usted está trabajando con, por ejemplo, un banquero personal robótico, o un compañero de ajedrez robótico, usted prefiere el robot con cualidades similares a las humanas, ya que los seres humanos se destacan en la toma de decisiones y la sociabilidad.

Cuantas más tareas se le asignen a los robots a medida que avanzamos hacia el futuro, más vamos a querer saber acerca de si los robots serán los más adecuados para ciertos puestos de trabajo.

[Vía Popcsi]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>