Snakebots: robots serpiente trabajando en centrales nucleares

En algún momento, para que la investigación sea sostenible, esta tiene que dar un salto: pasar de “hacerlo porque es cool” a “hacerlo porque realmente es útil y tiene una aplicación práctica que la gente necesita y/o pagará por ello.” Esto significaría un gran avance, que muchos proyectos de robots no logran alcanzar con éxito.
Desde hace mucho tiempo se sabe que los robots serpiente (Snakebots) de Carnegie Mellon serían útiles para llevar a cabo tareas de inspección en lugares como las plantas nucleares, y ahora, la CMU ha por fin a puesto sus robots a trabajar, incorporando estos robots a un reactor nuclear de potencia real. Tal y como se puede ver en la imagen de arriba, las serpientes incluso operan los controles, pero no hay razón para preocuparse por eso, ninguna en absoluto.
¿Es esto posible?. La imagen de arriba muestra un robot serpiente sobre un panel de control en lugar de operando el panel de control, que sería más seguro y menos emocionante. El control de objetos requiere por lo general de extremidades, pero los Snakebots no tienen, pero son capaces de hacer cosas como las mostradas en el siguiente vídeo:
Por suerte para los snakebots, la central nuclear de Zwentendorf en Austria no está operativa. Los austriacos no la han utilizado por lo que es el centro de pruebas ideal para los inspectores del robot.
Este snakebot en particular, es de dos pulgadas (5 cm) de diámetro y 37 pulgadas (94 cm) de largo, con un total de 16 grados de libertad. Dispone de una cámara en la nariz que tranfiere la señal de vídeo a través de una correa de sujeción física hasta los inspectores. Es básicamente como un endoscopio, pero con más capacidades, dice el profesor Howie Choset:
“Puede ir hacia arriba y trazar varias curvas, algo que no se puede hacer con un endoscopio convencional, un tubo flexible que sólo puede ser empujado a través de un tubo como un fideo mojado.” Y es que los robots son mejores que los fideos húmedos.
Hablando de fideos húmedos, el robot no es a prueba de agua o radiación, pero están trabajando en ello.
La imagen de vídeo obtenida con el robot serpiente es superior a la que se puede conseguir a través de un endoscopio, que tiene una capacidad limitada para cambiar el ángulo de la cámara. Un mayor desarrollo podría permitir que el robot serpiente pudiera llevar a cabo la localización y el mapeo simultáneo (SLAM), una técnica de robótica que produciría un mapa de la red de tuberías de una planta nuclear, algo que ya existe. Esta capacidad sería particularmente útil ante un nuevo desastre nuclear, por lo que sólo cabría esperar que estos snakebots estén listos para ser lanzados desde el aire a las torres de refrigeración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>