Stone Spray Robot: robótica, impresión 3D y arquitectura sostenible

Cada vez es más habitual oír o leer noticias relacionadas con la impresión en 3D, es decir, la capacidad de reproducir objetos tridimensionales a partir de modelos virtuales generados por ordenador (mediante herramientas CAD o de diseño en 3D). Poco a poco, los objetos impresos en 3D se están introduciendo en múltiples aplicaciones como la ortopedia, la arquitectura, la reproducción de obras de arte o incluso en el ámbito de la exploración espacial, ejemplos que demuestran el gran potencial que tiene esta técnica de reproducción y fabricación de objetos. Uno de los ámbitos de aplicación que más llama la atención, además de la medicina, es el de la arquitectura y aunque pueda parecer que estamos lejos de imprimir nuestras propias casas, son muchas las investigaciones que trabajan en este campo y, precisamente, en el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña han combinado la robótica, la impresión 3D y los materiales naturales para conseguir unas estructuras de arena que, quizás, puedan dar pie a viviendas mucho más respetuosas con nuestro entorno.
El equipo de investigadores del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña formado por Inder Shergill, Anna Kulik yPetr Novikov, se fijó como objetivo desarrollar técnicas de construcción que utilizasen materiales naturales y, por tanto, respetuosos con el medio ambiente (eliminando componentes perjudiciales con el entorno). Con esa idea, y pensando en desarrollar técnicas que facilitasen la construcción, pusieron el foco en la impresión en 3D puesto que esta técnica consiste en la deposición, con alto grado de precisión, de capas de material con los que formar una estructura y, siguiendo esta orientación, han diseñado un brazo robot que utiliza un spray para dar forma a las estructuras.
Como si de una impresora de tinta se tratase, el brazo robot, llamado Stone Spray Robot, usa un spray con arena, agua y agentes endurecedores con el que construye una estructura tridimensional de la misma forma que lo haría una impresora 3D, es decir, superponiendo capas. Por ahora el proyecto se encuentra en una fase temprana y aunque es capaz de desarrollar estructuras tridimensionales, aún anda algo lejos de poder desarrollar estructuras que soporten una vivienda (aunque el material obtenido es capaz de resistir la erosión del viento y el agua a pesar de estar basado en arena).
Según estos investigadores, quizás en el futuro este tipo de técnicas puedan servir para construir viviendas provisionales, por ejemplo, en caso de un desastre natural pero, por ahora, lo que más les interesa es que se puedan utilizar materiales ecológicos en la construcción y así eliminar los “bloques de cemento intertes” que se construyen en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>