Los robots ya nos ganan al hockey de mesa

Ya hemos visto desde hace años cómo las máquinas nos han ido superando, en limpieza, en cálculo, en montaje y hasta en el terreno de los juegos. Es bien conocido el hecho de que el computador Deep Blue se convirtiese el 10 de febrero de 1996 en el primer computador en ganar un juego contra un campeón de ajedrez, Gari Kaspárov. Pues ahora la historia se vuelve a repetir, pero ahora en el terreno del hockey de mesa.
Y es que las máquinas conquistan todas las disciplinas.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Chiba en Japón liderado por el profesor Akio Namiki ha desarrollado un robot que sería el terror de las salas de recreativos con el juego del hockey de mesa.
No es el primer robot de este tipo, pero sí el primero de una nueva generación que puede “aprender” el estilo de juego de un oponente humano para adaptarse y defenderse ante ese estilo para contraatacar y lograr ser prácticamente invencible.
El sistema consiste en una mesa de hockey con un robot con un brazo de cuatro ejes, dos cámaras de alta velocidad y un PC con el software que controla dicho robot. El seguimiento de la mesa y del disco o puck, además del que se hace del oponente, son claves en este nuevo robot para un equipo que ya había trabajado en iteraciones anteriores de este curioso desarrollo.

La ventaja es evidente: ese seguimiento se hace a 500 fotogramas por segundo, lo que hace que desde el punto de vista del robot, su oponente humano se mueva virtualmente a cámara lenta. A pesar de ello, el robot puede modificarse bajándole sus cualidades para que nos sea mas fácil el juego y poder ganarle.
El robot se divide en tres capas, una donde gestiona el movimiento, otra donde piensa la estrategia y la última donde la efectúa. En la última capa el robot observa la posición y la velocidad del humano, de la paleta y del puck, que se traduce en un Motion Pattern Histogram (MPH).
Esos datos permiten estimar al robot si el oponente está jugando a la defensiva o a la ofensiva, y se comporta de forma que hace el juego “interesante” para el oponente. Lo que no quiere decir, desde luego, que se deje ganar… a no ser, quizás, que sus desarrolladores lo permitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>