El robot que asiste a clase en vez de un niño

En el pasillo de una escuela primaria de Nueva York, una maestra conduce a la biblioteca a sus alumnos de segundo grado, es una escena que no tiene nada fuera de lo común hasta que se ve marchando junto a ellos a un estilizado robot blanco con una pantalla de vídeo que muestra el rostro gordinflón sonriente de otro niñito.
 
Las alérgias mortíferas que padece Devon Carrow no le permiten asistir a la escuela. Pero el robot de 1,20 metros con un enlace inalámbrico de vídeo le permite asistir a clases a la distancia, participar en ellas, caminar por los pasillos, dialogar en el recreo e incluso subir al escenario cuando se presenta algún programa artístico musical.

Lo que más llama la atención es la naturalidad con que esta maravilla tecnológica es aceptada por sus compañeros de clases. Estos niños de 7 años, criados con videojuegos, avatares y juguetes a control remoto, no ven un robot, sino sencillamente a Devon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>